sábado, 29 de octubre de 2016

Las aguas turbulentas del río llevaban en su seno todo tipo de vegetación, rocas y demás restos del aluvión que nació en la sierra. Cuando llegó el río al valle, todo ese tipo de elementos vegetales y minerales se fueron al fondo y los peces empezaron a olisquear un nuevo ambiente fluvial cercano al barro y a las piedras que había antes en el lecho.

Cuando sucede un episodio donde la mente se remueve con ideas, con sentimientos o con heridas nuevas, es como una lluvia torrencial que cae al río, revolviendo todo el caudal inicial y creando uno nuevo que no se sabe qué curso seguirá o cómo se llenarán las entrañas de ese bloque acuoso, si de un burro despanzurrado muerto o de alguna gallina ahogada o una roca tremenda que cae de la orilla, desprendida por el agua.

Así yo, que estos días se me ha arremolinado en la cabeza un montón de ideas, sentimientos hacia los demás, locuras, nerviosismos y sin comerlo ni olerlo, ya tenía el insomnio encima, las ideas que se me introducían en la mente sin yo quererlo, las obsesiones, las historias inventadas en los recovecos de mi cerebro sin poder yo impedirlo. En fin, una pequeña psicosis.
Y luego me he recuperado y por fin he podido pensar con claridad, gracias a Dios.

jueves, 27 de octubre de 2016

Llevo unos días nervioso, con pensamientos intrusivos y nerviosismo en general. Se me ha juzgado, insultado y criticado y eso me ha creado confusión y alteración mental. Yo tenía conversaciones violentas con gente de mi alrededor que ha cuestionado mi forma de vida.

Si pierdes dinero, pierdes algo; si pierdes la salud, pierdes algo también; si pierdes tu paz, lo pierdes todo.

He perdido la paz por unos días por ataques que he recibido contra mi persona. No son ataques que me hagan tambalear y caer al suelo pero han sido ataques que me han hecho sufrir. El insulto no sale gratis. El que insulta pierde mucho del insultado.

Hay gente que no tiene consideración por los demás y eso se acaba pagando porque los demás lo miran raro, como diciendo: "este se cree que puede estar por encima de los demás e insultar y dar voces a los demás pero no sabe que será despreciado y odiado por su comportamiento"
El que humilla e insulta no se da casi cuenta de que lo hace pues lo hace porque es su manera de ser. Pues su manera de ser pasará a ser algo asqueroso que hay que evitar. Se impone el silencio por parte del agredido.
Si te insultan, pon tierra de por medio por medio de cualquier medio.

domingo, 23 de octubre de 2016

Pongamos que hablo de un país.
La gente arrastra las heridas,
los políticos son tercos como mulas,
pongamos que hablo de un país.
Los problemas se agravan, nadie cede,
y los partidos roban por igual,
pongamos que hablo de un país.
Al poder se accede con mentiras,
y la ley se pisotea sin piedad,
pongamos que hablo de un país.
Dos Españas siguen dando tumbos,
y nadie comprende a nadie,
pongamos que hablo de un país.
el ciudadano sufre la política
y la política no nos sirve bien,
pongamos que hablo de un país.
Cuando me muera yo, cuando me muera,
acabaré harto de rojos y de fachas,
descansaré por fin de tanta estupidez.
Por fin llueve con cierta abundancia y por una extensión grande del territorio. Llueve sobre los pardos tejados, orvalla sobre la tierra, it's raining over the heads of citizens and the grass of the fields.
Me he leído tres novelas: "La bofetada" de Christos Tsolkas, un griego afincado en Melbourne. Está bien. Tiene 560 páginas. Cuenta la historia de toda una familia larga de griegos y australianos. El final es precioso. Me he leído también "Erase una vez el fin" de Pablo Rivero, escritor de Gijón. Solo tiene 200 páginas pero es vomitiva. En qué cabeza cabe tanta mierda personal de un protagonista deprimente. La tercera que me he leído es "Lucky Jim", traducida como "La suerte de Jim" de Kingsley Amis. Es buenísima. He disfrutado mucho con las desventuras de Jim en una universidad y he flipado con las protagonistas femeninas. Un estilo genial y una historia inteligente y convincente hasta el final.

He echado de menos algún chaparrón en verano, cuando hacía tanto calor. Ahora llueve durante tres días y las calles quedan desiertas, como disueltas de gente por el agua.
Mi novela de ahora es "La reina del sur" de Pérez Reverte. Espero que esté bien y sea una lectura agradable.

miércoles, 19 de octubre de 2016

Yo, en esto del blog, no sé para quién escribo. Cuando escribo una novela solo escribo para mi hermano y una amiga. Cuando escribo una carta de amor, lo hago por entretenerme y por último, cuando escribo un formulario me entran ganas, mientras lo hago, de limpiarme el culo con él. Se puedo decir que escribo habitualmente y he escrito como un poseso a lo largo de mi vida exámenes, cartas, pequeñas historias inconclusas, ejercicios de todos los tipos, exámenes (pero ya para mis alumnos), redacciones, ensayos largos y cortos; largos para pasar el tiempo y cortos para matar el rato.

No quiero aburrir. Escribir es una terapia contrastada con enfermos del alma. Si tienes una preocupación, escríbela. Luego, léela. Luego, hazte cargo de que la puedes superar. Luego, encontrarás una solución ya que tu pensamiento se ha hecho letra razonada.
No falla.
Yo ya llevo tanto escrito que invento historias con palabras. Que juzguen mis lectores si son buenas y no yo.

En fin: lo escrito, escrito está y pusieron inri encima de Cristo.
He mirado en google dos palabras que para mí contienen una controversia personal, vamos que me llega al corazón. Las dos tienen acepciones que no me gustan. Libreta, aquí, en Majadahonda, quiere decir lo que yo he llamado siempre HOGAZA y pistola quiere decir también aquí, en este pueblo soso y aburrido donde ver a tres personas juntas es un acontecimiento social inaudito, quiere decir, ni más ni menos que barra de pan. Llamar a dos alimentos de esa manera es más que irritante pues libreta viene de libro y todo el mundo sabe lo que es una libreta de papel o bancaria pero yo no he visto nunca una libreta de pan.

Pistola. ¿Por qué llamar pistola a una barra de pan? ¿Tiene algún parecido una barra de pan con una pistola que haga que haya una traslación de significado por semejanza? Yo no veo la semejanza y llamar pistola a algo de comer como es una barra de pan lo veo un dislate horrendo, inexplicable y estúpido.

No sé quienes habrán sido los graciosos ue han dado esos nombres a trozos de vida que nos alimentan todos los días: libreta y pistola. Al primero que puso ese nombre a lo que todo el mundo en Castilla conoce como hogaza y barra deberían haberle puesto un monumento a la insensatez por el deseo de confundir a la gente. Y confundir a la gente tiene delito.

Por otro lado me he enterado de que Éibar es el mayor fabricante de pistolas de España y puede que de Europa. De las de bala.

miércoles, 12 de octubre de 2016

Ha llegado el día del Pilar y ha llegado la lluvia tan querida. Para mí, es mejor la lluvia que, con su sencillez de agua que cae, va a mojar campos y ciudades.
La vida, quizás, es como una precipitación. Caemos al mundo y luego el sol nos seca y nos evaporamos.
Pero mientras, nos es dado fructificar en algo útil. Unas personas son pacifistas y luchan por la paz. Otras, son enseñantes y luchan por la educación. Otras, las que más abundan, luchan por la paz en el seno de la familia, educan, limpian, dignifican un hogar.
Todas las amas de casa llevan tras de sí una estela de labor bien hecha.
Y las mujeres de hoy también trabajan. Los maridos de hoy deberían saber y pringarse en barrer, cocinar, educar a los hijos, dignificar un hogar.
No es tarea fácil llevar una casa, exige grandes esfuerzos y sacrificios. Que sea de los dos la tarea, no solo de la mujer.

Yo sigo con mis novelas mientras cocino, limpio y doy a los rincones de la casa el  escobazo necesario.

Ojalá mis escritos tuvieran lectores algún día. No sé si sería feliz pero se habría cerrado un círculo.

jueves, 6 de octubre de 2016


La vida sigue igual, cantaba Julio Iglesias para la gran masa que le escuchaba. Nos quería convencer o hacernos dar cuenta de algo que ya se sabía desde Adán y Eva.

Mi hermano tarda en regresar del médico y así, no podré fumar el ansiado cigarrillo. Los domingos vengo ensayando un intento de dejar de fumar que no termina de dar su fruto: volverme un exfumador que no teme al cáncer ni a la asfixia ni a que me corten un pie.
Pero no triunfo demasiado en esos intentos dominicales y sigo fumando quizás porque aunque yo no compre tabaco, mi hermano también fuma y tengo sus cigarrillos a mi disposición justo cuando me concienzo de dejarlo. Todo es una excusa barata así que dejo el tema.
Estoy escribiendo unas historias pero no sé continuarlas. Son historias coñazos que andan en mi mente dando vueltas: cómo seguiré, qué escribiré, qué haré con tal personaje etc. Pero cuando me pongo delante del folio con la historia empezada, no sé cómo hacer para que se esa historia no se quede en un mero boceto que podría haber escrito cualquiera.

Me aburro. Siempre me aburro. Las horas se me hacen largas pero ante la idea de hacerme voluntario de no sé qué ong, prefiero seguir aburriéndome.